Envío de mensajes de texto mientras se conduce

Enviar mensajes de texto mientras se conduce es peligroso y es uno de los tipos más comunes de distracción al conducir que perjudica al conductor, a los pasajeros y a víctimas inocentes. De todas las actividades relacionadas con el teléfono celular, enviar mensajes de texto es, con mucho, la más peligrosa. Sin embargo, la mayoría de las personas no se dan cuenta del peligro de enviar mensajes de texto mientras conducen y están seguros de que pueden hacerlo y conducir de forma segura.

El Consejo Nacional de Seguridad informa que el uso del teléfono celular mientras se conduce produce 1,6 millones de accidentes cada año, y cada año se producen casi 330 000 lesiones debido al envío de mensajes de texto mientras se conduce. Los estudios también muestran que enviar mensajes de texto mientras se conduce tiene seis veces más probabilidades de causar un accidente que el conducir en estado de ebriedad.

Leyes de California sobre el envío de mensajes de texto mientras se conduce

Enviar mensajes de texto mientras se conduce es ilegal. Según la ley, los conductores no pueden escribir, enviar o leer comunicación basada en texto mientras conducen—esto incluye mensajes de texto, mensajes instantáneos y correos electrónicos. Además, California prohíbe a todos los conductores el uso de los teléfonos celulares de mano mientras se conduce.

Encuentre un abogado que pueda ayudarlo

Si usted ha estado involucrado en un accidente causado por un conductor que enviaba mensajes de texto mientras conducía, debe buscar inmediatamente la ayuda de un abogado con experiencia en accidentes. Los casos de accidentes causados por el envío de mensajes de texto mientras se conduce son a veces difíciles de probar porque los conductores infractores pueden negar que estaban utilizando sus teléfonos celulares cuando se produjo el accidente. Si esto sucede, es posible que necesite un abogado que pueda ayudarle a obtener los registros telefónicos del otro conductor. Torero Law puede ayudarle a través del proceso de reclamación y asegurarse de que sea compensado por la negligencia del otro conductor.

Las secuelas de un accidente pueden ser dolorosas: lesiones corporales graves, desfiguración, recuperación larga y dolorosa, cuidado a largo plazo y pérdida de ingresos. En Torero Law, tomamos una postura agresiva a favor de las víctimas de estos accidentes. Trabajamos muy duro para asegurarnos de que usted reciba compensación por todos los daños y el dolor causados por el conductor negligente, incluyendo gastos médicos, salarios perdidos, daños a su propiedad, dolor y sufrimiento, desfiguración o incapacidad.

Llámenos HOY al 1-877-TORERO-1 para una consulta gratuita.
Sin cargo al 1-888-94-ABOGADO. Estamos listos para ayudarle.